La conductividad térmica es una propiedad física de los materiales que mide la capacidad de conducción de calor. En otras palabras, la conductividad térmica es también la capacidad de una sustancia para transferir la energía cinética de sus moléculas o átomos a otras adyacentes o a sustancias con las que está en contacto. Los materiales con alta conductividad térmica conducen el calor con facilidad, mientras que los materiales con baja conductividad térmica tienen dificultad para transmitir el calor.

El método establecido para la medida de conductividad térmica es la sonda de Gustafsson o TPS (Transient Plane Source). La sonda fue inventada por el fundador de nuestra representada HotDisk, el Dr. Silas E. Gustafsson en 1986. Esta sonda permite la medida rápida, precisa y en un ensayo no destructivo de la conductividad térmica, la difusividad térmica, la efusividad térmica y la capacidad calorífica específica de la mayoría de los materiales en una única medida. La conductividad térmica y le difusividad se miden directamente, el resto son parámetros calculados. Algunos ejemplos de aplicación: metales, polímeros, cerámicas y materiales compuestos.